Los verbos dinámicos junto a los adjetivos de gran alcance construyen una escritura potente en cualquier idioma

Seamos honestos… a cualquiera le puede aterrar una hoja en blanco en donde se deba plasmar una idea que termine en un gran escrito.

Desde la simple tarea de bajar una idea hasta darle forma para transmitir el mensaje, este proceso puede resultar estresante.

Afortunadamente existen algunas técnicas y trucos que son muy efectivos para estos casos cuando la musa de la creatividad está dormida y hay que estimularla.

Referencias: YouTube, Harmon Hall y El Universal 

Uno de los recursos que tienes a la mano es el uso de los verbos dinámicos que se usan para describir la actividad y el movimiento. Estos verbos describen acciones como correr, saltar y gritar.

Los verbos dinámicos son cruciales para crear una escritura descriptiva.

Ante el estudio de cualquier idioma, siempre comenzarás con los verbos más fundamentales.

A medida que progreses, verás que hay cientos de formas alternativas para describir tus acciones en dicho idioma.

Por ejemplo, en tus cursos de Inglés siempre se tiene una lista base para comenzar y cada uno de estos verbos crea un ambiente diferente.

Toma esta oración como ejemplo:

– “John throws the ball”

“To throw” es un verbo dinámico bastante común. Nos dice qué acción ha hecho John, pero no proporciona muchas pistas sobre el cómo. Ahora toma este ejemplo:

– “John hurls the ball”

El verbo “to hurl” significa lanzar algo con gran fuerza. Al variar la elección a un verbo dinámico, ahora sabemos que John es un deportista agresivo y no necesitamos agregar palabras adicionales.

Inscríbete en Harmon Hall

Y la mejor forma de practicar los verbos dinámicos es a través de leer historias populares y los cuentos de hadas, estos son los mejores lugares para encontrar verbos dinámicos útiles en Inglés.

Estas historias a menudo se cuentan en frases cortas y sencillas porque tienen que ser lo suficientemente memorables para transmitirlas de boca en boca.

Además, las historias que provienen de la tradición oral suelen ser rápidas y basadas en la acción, lo que las hace excelentes para este ejercicio.

Elige una historia popular conocida de tu propio idioma. Puede ser una que conozcas de memoria o un libro que hayas guardado. Ahora comienza por escribir un esquema básico de la historia en Inglés.

Conforme vas leyendo  ve y resalta todos los verbos dinámicos. ¿Cómo puedes variarlos para cambiar el ritmo y el estado de ánimo de la historia?

Otro gran recurso es el uso de adjetivos poderosos que pueden ser alternativas a las palabras que usamos en exceso en el lenguaje cotidiano como “bueno”, “malo”, “feliz” y “triste”.

Estas palabras hacen un buen trabajo de describir nuestros sentimientos, pero pueden volverse un poco repetitivas.

Especialmente cuando estás escribiendo un ensayo en Inglés, quieres impresionar a tu lector usando palabras más descriptivas.

Revisa algunos de tus escritos más antiguos. Es probable que hayas utilizado frases como “very good” o “really interesting” para fortalecer tus puntos.

Estas son oportunidades para elegir adjetivos más poderosos para que puedas describir mucho con menos palabras.

Los modificadores como “very” y “really” pueden ser útiles y los hablantes de Inglés los usan todo el tiempo, por lo que no es necesario desecharlos todos juntos.

Sin embargo, debes usarlos con moderación y evitarlos en ensayos descriptivos.

Aquí es el hacer un ejercicio de carrera de palabras.

Comienza eligiendo un adjetivo en el que te encuentres abusando y escríbelo al centro de una hoja.

Establece un temporizador de cinco minutos y ve cuántos sinónimos puedes escribir alrededor de la página.

Cuando se acabe el tiempo, toma un color diferente y usa esto para agregar cualquier otra alternativa que encuentres en el papel. Coloca el papel en algún lugar donde lo veas y anímate a sustituir la palabra original por una de las nuevas la próxima vez que vayas a escribirla.

Otra forma divertida de practicar tus adjetivos es probar el notorio desafío “Sell me this pen” de la película “El lobo de Wall Street”.

Imagina que tienes que venderle a alguien una pluma perfectamente normal. ¿Qué clase de adjetivos descriptivos poderosos puedes usar para hacer que parezca nueva y extraordinaria?

¡Este es más complicado de lo que crees, incluso para los hablantes nativos de Inglés!

La precisión de pesaje de una balanza analítica

La precisión del balance analítico solo se puede lograr si el operador de la báscula está constantemente alerta y es cuidadoso.

Incluso con operadores alertas y cuidadosos, otros factores pueden influir en la calibración analítica de las balanzas.

En casos donde la precisión es vital, un error de 0.001 gramos o incluso más pequeño puede ser bastante significativo.

Los errores de equilibrio analítico pueden surgir cuando el instrumento registra un peso incorrecto de muestras debido a influencias internas y externas desconocidas para el operador o debido a prácticas de pesaje deficientes.

Si bien los errores que se inducen externamente pueden ser el resultado de numerosos factores, pueden eliminarse o reducirse fácilmente.

Vídeo: YouTube 

Referencias: La Casa de la Báscula y Wikihow 

En la mayoría de los casos, las causas pueden atribuirse a un lapso en los procedimientos operativos de equilibrio de precisión que se relacionan con el entorno del laboratorio o la muestra.

Para lograr una precisión analítica, es importante mantener una carga constante en la barra de equilibrio mientras se resta la masa en ese lado de la barra donde se agrega la muestra.

Por lo tanto, el balance general se logra utilizando una pequeña fuerza de resorte en lugar de deducir pesos fijos.

En consecuencia, el peso se agrega sólo como un ajuste suficiente.

En última instancia, para alcanzar el equilibrio analítico, se deben seguir las instrucciones del fabricante, mantener la frecuencia de calibración y las recomendaciones de mantenimiento.

Cuándo usar balances analíticos

Un equilibrio analítico se usa a menudo cuando es necesario conocer la masa precisa de cualquier sustancia.

Esto se puede utilizar para obtener las medidas exactas para garantizar la seguridad de los productos o para minimizar los subproductos.

También te permite hacer un presupuesto de recursos controlado. Por ejemplo, la balanza analítica se puede usar para medir las cantidades precisas de reactivos, así como la cantidad de producto que se produjo.

La balanza analítica se puede usar para medir pesos que van desde 0.1 mg hasta 200 g.

La capacidad de medir intervalos tan pequeños significa que se deben tomar pasos específicos antes de tomar las medidas.

Las balanzas son diferentes de otras escalas en el sentido de que el área de pesaje está encerrada para protegerla de los factores externos.

Esto está diseñado para minimizar los efectos de la temperatura y la presión mientras se toman las mediciones.

Por lo tanto, es vital asegurarse de que la puerta esté cerrada antes de comenzar a tomar la medición final.

Las imprecisiones en las mediciones se pueden prevenir colocando la balanza lejos de los quemadores, respiraderos y otros tipos de ventilación.

Una balanza analítica, por lo tanto, es un instrumento de precisión que requiere de la mayor atención cuando de adquirir una se trata.

De igual forma, es importante monitorear su mantenimiento y calibración ya que, como mencionamos al principio, los errores micro métricos pueden ser incluso fatales a este nivel de escalas.

Por lo tanto, es importante acercarse a los distribuidores con experiencia que cuenten con equipo de calidad y poder así contar con una herramienta confiable visite La Casa de la Báscula 

The message will be closed after 20 s
Ajax Loading